EL ARENTEIRO LIDERA CON FUERZA E ILUSIÓN

El C.D. Arenteiro suma una nueva victoria y se encuentra en su mejor momento a pesar de que esta temporada permanece marcada por el COVID-19.

La pandemia ha cambiado nuestros hábitos y el mundo del fútbol adopta nuevas rutinas. El líder del Grupo Sur de la Tercera supera con ganas todos los obstáculos que se puedan presentar y esto se percibe en los resultados. El derbi disputado en casa frente a la U.D. Ourense finalizaba con el marcador 1-0 a favor del Arenteiro, que demuestra una vez más su fortaleza.


El entrenador de los verdes, Fran Justo, apuesta por “ver siempre el lado positivo de las cosas” y piensa que el equipo es afortunado por poder llevar a cabo su actividad deportiva en estos tiempos tan difíciles. La constante incertidumbre hace que el cuerpo técnico se marque objetivos a corto plazo: “Si algo nos enseñó esta pandemia es vivir el día a día”. Recién llegado esta temporada, el joven entrenador se puso al frente para iniciar un proyecto de profesionalización del C.D.Arenteiro y tras 7 meses completados, estos ven cada vez más cerca la posibilidad del ascenso, aunque el ourensano es cauto: “no tenemos nada asegurado ni conseguido”.


El conjunto ha demostrado que ni los imprevistos son capaces de derrotarlos. En enero, varios miembros de la plantilla dieron positivo en Covid y se vieron obligados a aparcar la competición y los entrenamientos, pero regresaron todavía con más ganas. Recuperados a nivel físico, el ritmo se intensificó, puesto que había que hacer frente a los partidos que fueran aplazados: “Jugamos en dos semanas 4 partidos y se hace duro porque no estamos acostumbrados, pero el equipo estuvo a la altura” narra el mediocentro Álex Fernández. Lejos de convertir este parón en una excusa, el Arenteiro lo solventó con éxito y conservó su liderato.


Por otro lado, mientras se cuestiona la importancia de la actividad física, los jugadores del equipo carballiñés encuentran en el fútbol además de una profesión, una vía de escape mediante la que liberar el estrés que nos supone a todos esta complicada situación. Así nos lo cuenta el defensa ourensano Daniel Portela: “El fútbol es una escapatoria más, aunque es otro de tus trabajos. Hemos pasado una cuarentena muy larga en casa, deseando hacer nuestro deporte y cuando no podías ver a tus seres queridos ni salir a tomar algo, los entrenamientos eran una manera de desestresarse.”


Aun así, extrañan “lo de antes”. Cuando juegan en casa, además de hacerlo en un campo que no es el habitual porque se encuentra en mal estado, echan en falta a la afición. El portero Diego García tiene ganas de ver la grada llena: “es un jugador más, la echamos de menos. A los rivales se les hace complicado jugar en Espiñedo con tanta gente animando desde el minuto uno hasta el final”.


Detrás del terreno de juego, nos encontramos a una directiva que mira con esperanza e ilusión la recompensa del esfuerzo y aspira ahora a luchar por el ascenso. El presidente del C.D. Arenteiro, Argimiro Marnotes, afronta el presente con “Relativa tranquilidad dentro de la incertidumbre. La pandemia ha hecho que disminuya el número de socios, pero los que realmente quieren apoyar al club lo siguen haciendo.” Agradecen a las instituciones locales y provinciales que se mantengan las ayudas ante un panorama tan complejo y en especial a aquellos empresarios que se acercan e interesan por el club. La directiva ha tenido que actualizarse y cumple de forma estricta los protocolos que regulan la actividad deportiva, pero además intentan que los seguidores del Arenteiro sientan el fútbol lo más cerca posible a través de las redes sociales e incluso el streaming, aunque esperan recuperar por lo menos un aforo limitado lo antes posible.


Este domingo el C.D Arenteiro se enfrentaba en Barbantes a la U.D. Ourense. El derbi suponía la décimo octava jornada para el conjunto carballiñés y tras un partido lleno de polémica, el gol llegaba para los locales en el minuto 84. Un imbatible saque de córner de Álex Fernández iniciaba la jugada que sumaría un tanto cuya autoría está en debate.
Se apunta que podría tratarse de una anotación en propia puerta del defensa ourensano Corzo, mientras se anunciaba como gol de Eimil. Los verdes hicieron ver que dominaban el balón y tuvieron varias oportunidades a lo largo del encuentro. El Club Deportivo Arenteiro se mantiene en la cima de la tabla después de añadir otros tres puntos, con un total de 39 y a falta de cuatro partidos para cerrar la temporada. Todas las estadísticas apuntan que el club, con diez victorias acumuladas y solo una derrota, será un firme candidato a disputar la fase de ascenso que le otorgaría posibilidades de llegar a 2ºB, algo que solo se consiguió en 1987.


Adrián Pol, el único jugador de origen de la villa y que ya reúne varias temporadas en la plantilla del equipo, percibe que este año las expectativas son más altas y todo es más profesional, desde los entrenamientos hasta los jugadores: “Luchamos no solo por salvarnos, sino por conseguir llegar a otro objetivo”. Víctor Eimil, procedente del Fabril, afirma sus intenciones: “desde el primer momento el proyecto era ascender o por lo menos meternos en los tres primeros y eso está a un paso”.


El potente entramado que conforma el C.D.Arenteiro es apoyado incondicionalmente por una afición que está deseando verlos en acción. Los socios y seguidores del club echan de menos “los domingos de Espiñedo” y presenciar en primera persona unos resultados que esta temporada les traerían muchas alegrías.

Marta Castro Soto.

Leave a Reply